Pages

September 7, 2010

Hablando de Antropología Forense

De acuerdo a la definición del American Board of Forensic Anthropology, la Antropología Forense es la aplicación de la Antropología Física o Biológica al proceso legal. Los especialistas en ésta disciplina aplican normas técnicas científicas desarrolladas en la Antropología Física, para la identificación de restos óseos y/o de cadáveres en distintos estadios de conservación, con alteraciones por factores de índole natural, accidental o intencional, asistencia para la localización y recuperación de restos humanos e identificación de sujetos vivos. 
Esta rama de la Antropología trata de explicar aspectos como el origen biológico de determinados restos, identifica posibles lesiones físicas, busca determinar la antigüedad, temporalidad o fecha de de muerte, entre otros importantes factores. Esta disciplina se divide en tres ramas importantes, relacionadas con otras tantas ramas de las ciencias antropológicas: la antropología forense en sí misma, la arqueología forense y la antropología cultural forense.

En Ecuador esta disciplina lleva pocos años debido a que existen muy pocos especialistas en este tema, de hecho tan sólo conozco personalmente a una persona que es la Dra. Paola León-Sánz, odontóloga forense y arqueóloga quien ha conformado un equipo multidisciplinario en antropología física, genética forense, arqueología y medicina forense. Lo interesante en sí mismo es el trabajo que ha venido realizando la doctora León y sus colegas a lo largo de estos años, cuatro proyectos de trascendental importancia en nuestro país relacionados a la Antropología. Entre ellos están:

1. Bioarqueología de la necrópolis prehispánica de La Florida en Quito
Según María del Carmen Molestina del Instituto Francés de Estudios Andinos, IFEA, las excavaciones en la Necrópolis del Yacimiento de la Florida han arrojado una serie de datos sobre el pensamiento fúnebre de sus habitantes durante el Periodo de Integración. La cronología temprana demuestra que la cultura Negativo del Carchi o Capulí se extiende desde La Florida hacia el Norte. Sepulturas similares se han estudiado en la zona de Otón (Pichincha), el Carchi y Nariño (Colombia). Este grupo multidisciplinarió estudio los restos encontrados en las tumbas pre-hispánicas.
2. Análisis bio-antropológico de los restos óseos humanos del proyecto de restauración de la iglesia de San Francisco en Quito.  
San Francisco, es el más grande de los conjuntos arquitectónicos existentes en los centros históricos de las ciudades de América Latina. La construcción de la iglesia se inició en 1550, en terrenos aledaños a la plaza donde los indígenas realizaban los trueques de productos. La obra estuvo a cargo del franciscano flamenco Jodoco Rique. La iglesia, concluida definitivamente hacia 1680 es el resultado armonioso de influencias mudéjares, manieristas y barrocas. Los frailes franciscanos fueron los primeros que se establecieron en Quito. Atractivos como el altar mayor del templo, las capillas laterales y el púlpito son de excepcional belleza. En el altar mayor se encuentra la imagen de la Virgen de Quito, tallada por Bernardo de Legarda, maestro de la escuela quiteña. Se hallaron restos humanos en una tumba localizada frente a una de las escalinatas del convento. Aún se encuentra en proceso el análisis de los restos

3. Antropología dental de los restos humanos del parque arqueológico Rumipamba.
Dos sitios arqueológicos vinculados a los pueblos que habitaron las laderas del Pichincha antes de la llegada de los incas, le muestran sorprendentes vestigios ancestrales. La Florida corresponde a un cementerio prehispánico de la élite quitu y Rumipamba es un complejo habitacional donde se encuentra una gran evidencia de vestigios prehispánicos de carácter arquitectónico. Ambos se encuentran sobre el costado noroccidental de la ciudad. Dos asentamientos llenos de restos óseos estudiados en detalle también.

4. Análisis bio-antropológico de los restos óseos humanos de la excavación del Nuevo Aeropuerto Internacional en Tababela
Se hallaron cerca de 400 hallados en el sitio donde ahora se construye el nuevo aeropuerto, en Tababela, al nororiente de Quito. El sitio era un lugar funerario. Un 30% de los restos estaba en tumbas simples (solo los cuerpos) y los demás en pozos de diversos tamaños. El equipo halló los vestigios arqueológicos en las 1.500 ha de un suelo compuesto por arena y ceniza volcánica. Los resultados de carbono 14 de las muestras revelaron que los restos datan del siglo V y XII d.C. La mayor cantidad de cerámica prehispánica pertenece al grupo Chilibulo-Chillogallo. Además, uno de los descubrimientos más importantes surgió de la coloración roja, blanca, gris y negra de algunos huesos, esa pigmentación corresponde a la cochinilla, invertebrado parecido a un hongo, que vive en la planta de tuna. Es un pigmento orgánico, con el cual evidentemente los habitantes pintaron sus cuerpos. Con su muerte, el tinte se impregnó en los huesos. Las técnicas forenses  analizaron 91 esqueletos. En su informe indican que el 21% corresponde a una edad de entre 25 y 35 años, con una estatura de 1,50 a 1,59 cm. Mientras este proceso continúa, restos arqueológicos aún siguen bajo tierra, pues en la actualidad faltan por rescatar seis sectores.

Como se puede observar este es un trabajo muy interesante, de alto nivel técnico y sobre todo de gran interés para los fanáticos de la historia como yo. Esperamos pronto tener nuevas noticias de nuestra historia pasada y presente...

No comments: